Nuestro Nicaragua

Los colores brillantes del palacio, en estilo colonial español, de la amplia plaza de Granada sorprenden a los ojos de cualquier visitante. Y mientras un caballo pasta tranquilamente en el jardín de una iglesia abandonada, tiendas y vendedores ambulantes ofrecen mercancías en una tradición diaria que ha sido así durante siglos.

A unos cientos de kilómetros se encuentra otra perla colonial de Nicaragua, León, la antigua capital, donde se encuentra la Catedral más grande de Centroamérica, en donde descansan los restos de Ruben Darío, fundador de la lengua castellana, además dieciséis iglesias barrocas neoclásicas, una más bonita que la otra numerosos murales que recuerdan la resistencia sandinista.

Un país que deslumbra, Nicaragua. 

Los paisajes naturales son de encantadora belleza. Como los que ofrece Ometepe, la isla más grande del mundo en un lago de agua dulce, el Lago de Nicaragua, con sus volcanes, impresionantes cascadas y vistas incomparables. O la Islas de Solentiname, donde los residentes han desarrollado un arte pictórico sobre lienzo apreciado por todo el mundo...

Y seguir el aroma del café en una de las muchas haciendas que cultivan el mágico fruto. Un viaje que embriaga los sentidos, al dejar un dulce recuerdo de belleza apasionante.

Solicitar información